Herbolario el Roble


1 comentario

Veintitrés Maestros, de Corazón – Libro recomendado

Una nueva forma de entender la enseñanza

“Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.

Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:

“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos…

Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.

Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “

Visitad su página web para saber más

Puedes descargar el libro aquí

Anuncios


Deja un comentario

Todo lo que nos sucede lo podemos modificar

 

“Como seres humanos que somos, somos capaces de crear satélites, teléfonos móviles, aviones, barcos, coches, etc. Pero también somos capaces de crear con nuestra mente situaciones negativas que posteriormente pasaremos a llamar problemas en nuestra vida.

Lo más fácil es echarle la culpa de las situaciones que calificamos como problemas a otras personas (…) pero eso es un mecanismo de defensa del ego, ya que ninguna de esas personas han decidido por nosotros en nuestra mente, ninguna de esas personas han decidido por nosotros si centramos nuestra atención en pensamientos positivos o negativos”
Manuel Esteban Bernabé

(Artículo de Manuel Esteban Bernabé Cañadas, autor de “7 Secretos del éxito”* de Editorial Kier. Extracto)

Nosotros somos las únicas personas responsables de nuestra vida. Todo lo que nos sucede es el resultado de nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestras acciones y nuestra palabra, es el resultado de lo que hemos sembrado en nuestra mente, ya que por ley de la naturaleza recogemos aquello que sembramos.

Nosotros hemos sido quienes hemos creado nuestra vida, tanto lo positivo como lo negativo que haya en ella. Al ser nosotros las personas que creamos nuestra vida, tenemos con nuestra mente, y nuestros sentimientos, el poder de crearla de manera diferente, por eso llego a la conclusión de que todas las situaciones que hayan en nuestra vida tenemos el poder de modificarlas para que dejen de hacernos sufrir, y esto lo haremos con el correcto esfuerzo por pensar positivamente, sentir positivamente, actuar de forma positiva y hablar positivamente.

Tenemos que estar alertas a nuestro mundo de pensamiento, y observar con calma lo que pensamos y sentimos, ya que si al leer esto, pensamos que es imposible corregir las situaciones negativas que haya en nuestra vida, estamos decretando con nuestra mente la imposibilidad de eliminar las situaciones negativas que nos están causando sufrimiento, y por tanto es lo que sembraremos para nosotros, y justo lo mismo nos tocará recoger.

Tenemos que asimilar que la naturaleza no entiende la palabra “imposible”, lo que es posible, y lo que no, son creaciones mentales nuestras, ya que no todas las personas vemos por los mismos ojos, ni pensamos lo mismo. Lo que es posible para mi a lo mejor para otra persona es imposible, y viceversa, por eso la verdad de cada persona depende de su visión positiva o negativa de la vida, y eso depende de nuestra mente.

Como seres humanos que somos, somos capaces de crear satélites, teléfonos móviles, aviones, barcos, coches, etc. Pero también somos capaces de crear con nuestra mente situaciones negativas que posteriormente pasaremos a llamar problemas en nuestra vida.

Lo más fácil es echarle la culpa de las situaciones que calificamos como problemas a otras personas, ya sea el gobierno, nuestra jefa, nuestro vecino, o nuestro hermano, pero eso es un mecanismo de defensa del ego, ya que ninguna de esas personas han decidido por nosotros en nuestra mente, ninguna de esas personas han decidido por nosotros si centramos nuestra atención en pensamientos positivos o negativos, por tanto todas las situaciones de nuestra vida las hemos creado nosotros con nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, y por tanto nos tenemos que hacer responsables de ellas, de lo contrario no estaremos aprendiendo sobre como funcionan las leyes de la naturaleza, como creamos nuestra vida, y como recogemos aquello que sembramos.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Pedagooogía 3000

Hay muchos profesionales de la educación, psicólogos y padres que tienen un referente distinto en cuanto a cómo debería ser contemplada la enseñanza en estos momentos.

Las reformas educativas realizadas son insuficientes para la exigencia de los nuevos tiempos, en esencia, no modifican “el estilo ni los contenidos” de las materias a estudiar ni tampoco preparan a nuestros hijos a conocerse ni aprender por ellos mismos. No contemplan las nuevas aptitudes y capacidades de nuestros hijos que cada vez,  a más temprana edad, se manifiestan con mayor claridad. Son más maduros, empáticos, intuitivos, creativos y menos adaptativos a las normas rígidas que les impidan expresar su naturalidad. Esto último tradicionalmente es considerado como trastorno o patología, falta de adaptación y memeces por el estilo. Lo peor es que esos “dictámenes” etiquetan a nuestros hijos… los profesores los ven y tratan bajo ese prisma y en consecuencia el único perjudicado es nuestro hijo que queda “estigmatizado” sintiendo que nadie lo entiende, ni reconocen sus necesidades, “falta de adaptación” concluyen.

Además todos son tratados bajo los mismos patrones, y cualquier educador consciente sabrá que hay tantos niños como actitudes predominantes en ellos. Por tanto cada tipo requerirá unas necesidades distintas que potencien su pleno desarrollo.

Se hace evidente la necesidad de una educación integral que contemple a nuestros hijos como seres individuales, con una gran necesidad de amor y medios donde puedan expresar todas sus potencialidades.

Salvo honrosas excepciones, los centros educativos y la mayor parte del profesorado, no están adaptados a esos cambios que este momento exige y que los niños nos piden a voces. Sin embargo no es debido a la falta de  iniciativas maravillosas que dan un giro de 180º a los tradicionales métodos de enseñanza, tal vez sea consecuencia de una clara inadaptación (propia o ajena), de esos centros y profesorado que han de romper las viejas pautas y reconocer el cambio a nuevos conceptos más apropiados, donde sea el amor hacia los niños y hacia la profesión sus pilares elementales.

Una de estas iniciativas viene expresada en el proyecto Pedagooogía 3000, encabezado por Noemí Paymal.  Junto con un equipo multidisciplinario, empezó a investigar el tema de los niños y jóvenes llamados del Tercer Milenio a partir de 2001. Es actualmente Directora del Instituto Pedagooogía 3000. Es directora de varias revistas electrónicas y productora de tres programas de televisión, sobre el tema de la educación y del desarrollo personal. Impartió más de 620 conferencias y talleres en Argentina, Colombia, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, India, España, México, Perú y Venezuela.

Tiene un libro llamado Pedagooogía 3000 que es el referente de este proyecto. En su página web pedagooogia3000 encontraréis ese libro para su descarga gratuita y mucho material formativo y didáctico que puede ser empleado y puesto en práctica tanto por los educadores como por los padres.

Esperamos que estos proyectos y otras similares, tengan reflejo rápidamente en nuestro sistema de enseñanza. Por el bien de nuestros hijos y del mundo en el que vivirán.