Herbolario el Roble


Deja un comentario

Alga Chlorella

Os presentamos un complemento alimenticio que por sus muchísimas y elevadísimas propiedades beneficiosas debemos de tener en cuenta en nuestras pautas diarias para obtener una salud lo más óptima posible.

La curación de heridas, la desintoxicación, el alivio de la constipación y del resfriado común, y hasta la estimulación del crecimiento, son algunas de las propiedades de la Chlorella, un alga unicelular de agua dulce, que han sido demostradas clínicamente. La Chlorella también es una excelente fuente de vitaminas, minerales y otros nutrientes, además de ser muy efectiva en el control de los malos olores del cuerpo, tanto internos como externos. Ayuda a controla la presión sanguínea y el colesterol. Ayuda en los casos de friomialgia disminuyendo sus efectos.

Aunque no fue descubierta hasta el 1890 por el microbiólogo holandés M.W. Beijernick su origen se remonta a hace más de 600 millones de años lo que la convierte en una de las formas de vida más primitivas del planeta.

Son cada vez más los expertos que consideran la diminuta alga Chlorella un alimento fundamental por ser fuente natural de proteínas, vitaminas y minerales, por ser el organismo conocido con la mayor concentración de clorofila y por contener el llamado factor de crecimiento de la Chlorella (CGF), fitonutriente que la hace única.

Pero también por sus innegables propiedades terapéuticas para estimular el crecimiento y regeneración celular, fortalecer el sistema inmune, proteger de los radicales libres, mejorar la digestión y lo que parece ser su mayor virtud, desintoxicar el organismo de metales pesados, tóxicos, etc.

Propiedades destacadas

La Chlorella ofrece a los investigadores un gran potencial para el mejoramiento de la salud. Se ha demostrado su utilidad en:

  • El fortalecimiento del sistema inmunológico del ser humano.
  • La aceleración del proceso de curación de heridas, lesiones y úlceras.
  • La protección contra contaminantes tóxicos.
  • La normalización de los procesos digestivos y la función intestinal.
  • La estimulación del crecimiento y la reparación de los tejidos.
  • La retardación del proceso de envejecimiento.
  • La protección contra los efectos de la radiación.

Sigue leyendo