Herbolario el Roble


Deja un comentario

Cómo cultivar jengibre en casa

Nos hacemos eco de este interesante artículo sobre cómo cultivar en casa esta extraordinaria planta/raíz medicinal.  Conoce como hacerlo pinchando en el enlace: http://www.ecoagricultor.com

Si quieres conocer sus propiedades con detalle, en este otro artículo lo explican muy bien: http://www.ecoagricultor.com

 

Anuncios


1 comentario

Células libres de sustancias tóxicas

Lepidium latifoliumSoria Natural ha descubierto, tras 10 años de investigación, que una planta, el Lepidium latifolium, estimula la capacidad detoxificante celular y ayuda a reducir el riesgo de desarrollar procesos degenerativos.

Isabel Molinero – Departamento Médico de Soria Natural.

En los últimos años, estamos asistiendo a un aumento desproporcionado de nuevas sustancias contaminantes que son capaces de persistir y acumularse en el organismo, lo que aumenta el riesgo de padecer determinadas patologías relacionadas con el hígado, los riñones, el sistema nervioso…

Las células están expuestas continuamente a una gran cantidad de sustancias tóxicas procedentes de su propio metabolismo celular (tóxicos endógenos) y a otras presentes en el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos, el medio donde trabajamos, los medicamentos que ingerimos, etc. (tóxicos exógenos). En condiciones normales, un cuerpo sano está preparado para controlar y eliminar un determinado nivel de toxinas. Es lo que conocemos como «umbral de tolerancia toxémico» y es diferente en cada persona. Cuando se rebasa, el organismo ve amenazado su equilibrio funcional.
A medida que las moléculas dañinas se acumulan tanto dentro como fuera de la célula, bloquean su funcionamiento y ocasionan ciertos desequilibrios fisiológicos. Si este «envenenamiento» progresivo se prolonga en el tiempo, puede llegar a originar alteraciones debido a las lesiones que genera en los diferentes componentes celulares (proteínas, lípidos, hidratos de carbono e incluso en el ADN nuclear) y provocar anomalías que conducen a un envejecimiento prematuro del organismo y a que el individuo enferme. Estos factores son la causa de una larga lista de malestares crónicos y autoinmunes habituales en la sociedad moderna.

El biólogo, médico y fisiólogo francés Claude Bernard lo tenía ya claro hace dos siglos. Mantenía que la enfermedad no la ocasionan los gérmenes (bacterias, virus, etc.), sino el estado del medio interno del cuerpo que ha perdido la capacidad para combatir a los agentes invasores. Los higienistas afirman que los gérmenes sólo pueden vivir en un «terreno» -entendiendo como tal la célula y el espacio extracelular, a través del cual le llegan los nutrientes y también los tóxicos provenientes del exterior- que se halle «toxémico o sucio». Este «terreno» también acoge los desechos que expulsa la célula. En función de cómo se encuentre, la persona tiene buena o mala salud, pues los microorganismos patógenos sólo se desarrollan o proliferan cuando se produce un desequilibrio del medio interno del cuerpo. Esto explica por qué los virus afectan a unas personas y no a otras.

IMG_20130516_0003

Esta afirmación le valió a Claude Bernard un enfrentamiento con otro científico contemporáneo, Louis Pasteur, quien sostenía una posición antagónica. Tras años de disputas, el francés reconoció en su lecho de muerte que «Claude Bernard tenía razón; el agente o microbio no es nada, el ‘terreno’ lo es todo». Si lo mantenemos limpio, los microbios no pueden proliferar y, por tanto, la salud no se resiente.
El departamento de I+D+i de Soria Natural ha estado investigando, durante 10 años, la posible acción beneficiosa del Lepidium latifolium sobre distintos tipos de células cancerosas. Los resultados han sido más que esperanzadores.

Estas investigaciones científicas han puesto de manifiesto que determinadas moléculas, derivadas de la metabolización de algunos componentes de esta planta, tienen actividad biológica y presentan importantes aplicaciones beneficiosas para la salud. Se ha observado que son potentes inductores y estimuladores de la detoxificación celular de sustancias altamente tóxicas, pues modifican la molécula tóxica y la hacen más hidrosoluble para facilitar su eliminación. Fomenta el proceso de biotransformación celular, que es un conjunto de reacciones químicas que se producen en las células de los tejidos y que transforman las sustancias tóxicas apolares y liposolubles (solubles sólo en los lípidos o grasas) en otras más polares y solubles en agua, de forma que facilitan su evacuación a través de la orina y la bilis, principalmente. Así, se logra que se reduzca su capacidad de difusión e incrementa su velocidad de eliminación. El Lepidium latifolium disminuye el tiempo que la sustancia tóxica permanece en contacto con las células y los tejidos.

Fuente: Revista Qualitas Vitae Ed. Primavera-Verano 2013 nº. 14 de Soria Natural


Deja un comentario

Los mejores momentos para la ingesta de los suplementos herbarios

ImagenCon el fin de obtener el mayor beneficio posible de cada suplemento herbario, será útil suministrarlo en el momento más oportuno del día:

Al levantarse: hierbas diuréticas, laxantes, hipotensoras, detoxificadoras, antiinflamatorias, nutritivas, sedantes y tónicas en general.

Separadas de las comidas ( dos horas antes o después de las comidas): hierbas tónicas (del sistema cardiovascular, nervioso, inmunológico …), antimicrobianas, antiparasitarias, antiartríticas, antitusígenas, antipiréticas, detoxificadoras, analgésicas, antioxidantes y protectoras (celulares, hepáticas, neurológicas…).

Ante de las comidas (de 10 a 15 minutos antes): hierbas digestivas (estimulantes), reconstituyentes, tónicas hepáticas, nutritivas y antiulcerosas.

Después de las comidas: hierbas digestivas (relajantes), antifermentativas, antiespasmódicas y “refrescantes”.

Antes de acostarse: hierbas sedantes, relajantes, laxantes, antitusígenas, antiartríticas y protectoras cardiovasculares.

Estas indicaciones tan sólo son aproximaciones generales y cada terapeuta deberá individualizar su recomendación, dependiendo de la acción de la planta que desee potenciar según las necesidades específicas del paciente.

Fuente: Mikel García Iturrioz.

//


Deja un comentario

Plantas que curan vidas: Plantas prohibidas

“En el veda Rig-Vedase se lee: “Hay seis grandes divinidades: el cielo y la tierra, el día y la noche, las aguas y las plantas”, y en muchos de los himnos védicos se registran fórmulas como esta: “¡Guárdennos y protéjannos las plantas, los bosques, las colinas coronadas de árboles; invoquemos las plantas, los árboles, el follaje!”. Y aún hoy en la India cada una de las aldeas tiene su árbol sagrado (…)

“Los galos eran silvícolas (cultivadores de los montes y bosques) por excelencia y fervientes adoradores de los bosques y los árboles (…) Entre los galos, el roble era el árbol sagrado por excelencia, sobre todo si llevaba el muérdago (Phoradendron leucarpum), parásito que, como es sabido, era objeto de particular veneración, dando su recolección lugar a interesantes ceremonias que refiere Plinio el Viejo en el libro XVI de su Historia natural”
Botánica, el culto a plantas

Stevia, graviola, artemisa, epilobio, mandrágora, crisantemo, rompepiedras, marihuana, romero y muchas más plantas con importantes propiedades curáticas son las protagonistas de la revista digital Uakix mayo 2012.

Son casi 200 las plantas proihibidas en España por ser demasiado efectivas en áreas donde la medicina oficial o no llega, o no quiere competencia pero existen limbos jurídicos porque la prohibición se suele ceñir al ámbito de la medicina y no a la venta o cultivo con fines ornamentales.  Por ello el objetivo de este monográfico de Uakix es el siguiente:

“En este número hemos querido acercarte a algunas de estas plantas medicinales, para que conozcas sus propiedades y todos los beneficios, que son muchos, que aportan a tu salud. La naturaleza es completa y con esto quiero decir que nos aporta todo lo que necesitamos. La naturaleza en su totalidad es un derecho para todos, y a mi modo de ver tenemos derecho a saber utilizarla en nuestro beneficio personal sin necesidad de pasar por las grandes industrias farmacéuticas.

Una vez más el mundo nos lleva a pensar que la sencillez es lo más sostenible, y el conocimiento es muy importante, ese conocimiento de nuestros ancestros con las plantas pueden ayudarnos a estar saludables, y pensando en la crisis económica, a ahorrar no sólo en nuestra casa, sino en todo el sistema sanitario mundial.

Bien te dejo con algunas perlitas, pero te animo a investigar,  a leer a aprenderde nuevo como nos ayuda la naturaleza”

Y en el vídeo de arriba podemos ver una completa e interesantísima entrevista a Josep Pamiés, agricultor, divulgador de La Dulce Revolución y gran luchador contra la mafia farmaceútica y alimentaria que patenta u oculta información de salud pública, con numerosos consejos y exposición de casos de curación sorprendentes con plantas.

Dicen que el conocimiento es poder, y en este caso también es salud.

Y estos son los artículos de la revista Uakix “Plantas que curan, plantas prohibidas“:

Sitio oficial: Uakix mayo 2012

Fuente: El Blog Alternativo


Deja un comentario

Infusiones de plantas: un hábito muy saludable.

Ya no se oye en los restaurantes pedir tanto café como punto final del almuerzo o de la cena. Cada vez se demanda más una infusión de algún tipo de Té, Manzanilla, Tila o incluso mezclas, como Regamint de Soria Natural. También es mayor la tendencia a recurrir a ella para aliviar determinadas molestias fisiológicas. Más que una bebida caliente o una moda, es una auténtica fuente de salud.
Estrella Gascón. Departamento médico de Soria Natural

El origen de las infusiones se remonta al año 2737 antes de Cristo, cuando, -según la leyenda-, el emperador chino Sheng Tun descubrió casualmente el Té, cuyo consumo se ha extendido hasta la actualidad. Este emperador sólo bebía agua hervida. Un día, en el campo, mientras descansaba debajo de un árbol, cayeron algunas hojas en el recipiente donde tenía el líquido elemento. Atraído por el olor agradable que desprendía lo probó, a pesar de que había adquirido un tono marrón. El consumo de esta nueva bebida se difundió, primero, como algo exclusivo de las clases más pudientes y, después, en el resto de China. Posteriormente, se ha popularizado en todo el mundo y,además del Té, se utilizan otras plantas beneficiosas por sus propiedades medicinales.

¿Cómo preparar una infusión? Es una mezcla de plantas con agua caliente que extrae los principios activos que contiene y que son los que guardan las propiedades:
– Colocar la parte de la planta que se vaya a utilizar en un cazo que resista la acción súbita del calor.
– Calentar el agua hasta que esté a punto de hervir.
– Verter el agua sobre el recipiente que contiene las plantas y taparlo para evitar que se volatilicen los principios activos. Se deja reposar entre cinco y diez minutos.
– Colarlo antes de consumirlo.
Preferentemente, se debe tomar sin endulzar. No obstante, en algunos casos, como en el de los niños o cuando el sabor no es muy agradable, conviene hacerlo. Entonces, lo más adecuado es la miel, ya que además de azúcares contiene minerales, vitaminas y otros componentes que le confieren más propiedades medicinales. También se puede utilizar azúcar moreno, melaza o sirope de Arce. Otra opción es añadir unas gotitas de zumo de limón o un trocito de su corteza.
Conservación de las infusiones. Lo más adecuado es prepararla justo antes de tomarla, pero si no, se puede preparar por la mañana la cantidad que se vaya a tomar a lo largo del día y si la temperatura ambiente es alta, guardarla en el frigorífico. Antes de consumirla, se puede calentar, pero sin que hierva. Hoy en día se comercializan muchos preparados para infusiones bien a granel, bien en bolsitas filtro.
Se pueden hacer con una sola planta o con una mezcla de varias para conseguir un mayor efecto, aunque una bien utilizada puede proporcionar más beneficios que varias mal combinadas.
Las infusiones posibles son casi infinitas. Enumeramos algunas de ellas de acuerdo con sus propiedades terapéuticas:
■  Afecciones respiratorias con tos y expectoración. Tomillo, Eucalipto, Llantén, Hisopo, Gordolobo, Saúco, Grindelia.
Digestiones pesadas y aerofagia. Manzanilla, Melisa, Anís, Genciana, Hinojo, Orégano, Tomillo, Angélica, Jengibre.
■  Estados de nerviosismo e insomnio. Tila, Azahar, Valeriana, Pasiflora, Espino blanco con miel de Azahar.
Problemas de hígado y vesícula biliar. Alcahofa, Boldo, Diente de león, Fumaria, Cardo mariano.
■  Problemas circulatorios. Castaño de Indias, Rusco, Hamamelis,Vid.
■  Hipertensión arterial. Espino blanco, Olivo, Ajo.

Colesterol. Alcachofa, Alpiste, Té, Ajo.
Para el aparato locomotor. Harpagofito, Sauce, Ulmaria, Cola de caballo.
Para la piel. Caléndula, Bardana, Pensamiento, Calaguala. Cola de caballo, Alfalfa, Aloe.
Trastornos de la menstruación. Salvia, Milenrama, Artemisa, Onagra.
Infecciones urinarias. Gayuba, Brezo, Arándano rojo.
Problemas de próstata. Sabal, Pígeum, Raíz de Ortiga verde, Semillas de Calabaza.
■  Desequilibrios de los niveles de glucosa. Salvia, Eucalipto, Judía, Travalera, Copalchi.
■  Cálculos de vías urinarias. Lepidio, Arenaria.
Retención de líquidos. Abedul, Cola de caballo, Vara de oro, Grama, Zarzaparrilla.
Estimulantes. Ginseng, Eleuterococo, Romero, Té.
Circulación sanguínea. Alfalfa, Tomillo, Bolsa de pastor, Eleuterococo, Ortiga verde.

Extraído de la revista Qualitas Vitae nº11 de Soria Natural


Deja un comentario

La cúrcuma, antioxidante y antiinflamatorio

Esta planta es básica para producir el curry, pero además tiene potentes propiedades medicinales

Múltiples ensayos describen sus beneficios, desde el alivio para el dolor en la artritis hasta su efecto protector contra los radicales libres

La Cúrcuma longa es un arbusto de origen asiático. Se cultiva principalmente en la India, aunque también se encuentra en África y en Jamaica. Su rizoma es rico en materias colorantes llamadas curcuminoides, siendo mayoritaria la curcumina. Se utiliza tanto como aditivo alimentario, para dar color y sabor al curry, como en medicina tradicional para el tratamiento de varias alteraciones externas e internas como la artritis, colitis y hepatitis.
En la fitoterapia moderna existen más de 1.500 referencias acerca de ¡os efectos biológicos de la cúrcuma. La mayoría de estos ensayos describen sus mecanismos de acción sobre el desarrollo de procesos inflamatorios y cáncer, así como de otras enfermedades en las que juegan un papel fundamental los radicales libres, principales causantes de los procesos de oxidación celular.

Se ha visto que la curcumina aumenta la actividad de los mecanismos antiinflamatorios en forma directa. Por ello, resulta muy recomendable para aliviar el dolor en la artritis. En un estudio doble ciego con pacientes con artritis reumatoide, se compararon los resultados obtenidos cuando se les suministró 1.200 mg al día de curcumina y 300 mg al día de fenilbutazona. Los resultados fueron muy similares en cuanto a la mejoría de síntomas tales como rigidez e hinchazón de las articulaciones, pero mientras que la fenilbutazona se asoció con efectos adversos significativos, la curcumina no causó ningún efecto secundario.
Otros trabajos han revelado que la curcumina actúa impidiendo la inducción de genes proinflamatorios. Administrada en pacientes con inflamación ocular por vía oral a dosis de 375 mg tres veces al día durante 12 semanas, tiene una eficacia similar a los corticosteroides, con la ventaja clara de no producir efectos secundarios apreciables.

La  cúrcuma también  tiene  efectos antioxidantes e incluso es más protectora contra los radicales libres que las vitaminas C, E y el superóxído dismutasa, mejorando el sistema antioxidante natural del cuerpo. Esta capacidad podría ser de utilidad en el tratamiento de algunas enfermedades como el alzheimer, en enfermedades degenerativas en las que intervienen de forma trascendental los procesos oxidativos, en tumorogénesis, o incluso en el daño hepático inducido por etanol. La estrecha relación que existe entre el proceso de oxidación y la aterosclerosis ha originado que se investiguen también en este campo los efectos beneficiosos de la cúrcuma y de sus componentes activos.

En España, científicos de la Universidad de Granada han descrito también efectos positivos de la cúrcuma en casos de enfermedades crónicas con base inflamatoria: cáncer, diabetes, aterosclerosis, enfermedades gástricas y hepáticas y alteraciones neurodegenerativas, oculares y respiratorias.

Fuente: Equisalud


Deja un comentario

Fitoterapia para dejar de fumar

La grifonia, la cúrcuma, el cardo mariano y el llantén ayudan a superar el difícil proceso de desengancharse del cigarrillo

Fumar es un hábito nocivo, caro, y ahora también en vías de extinción. Con la nueva Ley Antitabaco, que entró en vigor el pasado 2 de enero, cada vez más fumadores intentan dejarlo. La fitoterapia puede ser de gran ayuda para decir “no” definitivamente al tabaco.
De los 10 millones de fumadores que hay en España, el 70% quiere dejarlo. Los beneficios para la salud son múltiples: mayor esperanza de vida; menor el riesgo de enfermedades graves como EPOC, trastornos coronarios o cáncer de pulmón; recuperar el gusto y el olfato; dormir mejor y sentir menos fatiga… Para lograrlo es importante la motivación personal como punto de partida, pero también es necesario el apoyo de los profesionales de la salud, que pueden recomendar productos para facilitar este cambio de hábitos.
La fitoterapia holística se revela, en estos casos, como una gran aliada para manejar las situaciones propias de la deshabituación. Para allanar el camino es conveniente actuar de forma combinada en cuatro frentes: contrarrestar la ansiedad y el estrés, impulsar la depuración del organismo a nivel hepático y renal, reforzar la acción antioxidante y antiinflamatoria, y facilitar la recuperación de los bronquios y la garganta.

El estrés y la ansiedad son el primer escollo que  afronta un exfumador. Superar la adicción puede ser un poco más fácil si recurrimos a la grifonia, la pasiflora, la valeriana o el espino blanco. Para eliminar las toxinas almacenadas durante años de tabaquismo, debemos buscar la acción depurativa de plantas como el diente de león, la bardana, cola de caballo, ortiga verde, frángula, boldo, alcachofa o cardo mariano. Antioxidantes y anti-infiamatorias pueden ser la cúrcuma, uña de gato, grosellero negro, ulmaria y sauce, ricos en distintos tipos de flavonoides. Y finalmente, para mejorar la capacidad expectorante de las vías respiratorias son de utilidad la drosera, el llantén, malva, amapola, tomillo, malvavisco y eucalipto.
Lo ideal es tomar una combinación de los cuatro grupos, con vistas a obtener un efecto de acción conjunta. Por poner un ejemplo, se podría optar por la grifonia, el cardo mariano, la cúrcuma y el llantén. La grifonia es rica en 5-hidroxitriptófano (5-HTP), un precursor de la serotonina que, a su vez, es un neurotransmisor fundamental para la regulación del estado de ánimo, el sueño, la tensión nerviosa y los mecanismos del apetito. El cardo mariano contiene silimarina, cuyo componente mayoritario es la silibina, ambas captadoras de radicales libres. La cúrcuma, rica en curcumina, aumenta la actividad de los mecanismos antiinflamatorios de forma directa. Y el llantén contiene abundantes mucílagos que forman una capa protectora sobre las mucosas, suavizando la irritación y con ello la tos.

Fuente: Equisalud