Herbolario el Roble

Infusiones de plantas: un hábito muy saludable.

Deja un comentario

Ya no se oye en los restaurantes pedir tanto café como punto final del almuerzo o de la cena. Cada vez se demanda más una infusión de algún tipo de Té, Manzanilla, Tila o incluso mezclas, como Regamint de Soria Natural. También es mayor la tendencia a recurrir a ella para aliviar determinadas molestias fisiológicas. Más que una bebida caliente o una moda, es una auténtica fuente de salud.
Estrella Gascón. Departamento médico de Soria Natural

El origen de las infusiones se remonta al año 2737 antes de Cristo, cuando, -según la leyenda-, el emperador chino Sheng Tun descubrió casualmente el Té, cuyo consumo se ha extendido hasta la actualidad. Este emperador sólo bebía agua hervida. Un día, en el campo, mientras descansaba debajo de un árbol, cayeron algunas hojas en el recipiente donde tenía el líquido elemento. Atraído por el olor agradable que desprendía lo probó, a pesar de que había adquirido un tono marrón. El consumo de esta nueva bebida se difundió, primero, como algo exclusivo de las clases más pudientes y, después, en el resto de China. Posteriormente, se ha popularizado en todo el mundo y,además del Té, se utilizan otras plantas beneficiosas por sus propiedades medicinales.

¿Cómo preparar una infusión? Es una mezcla de plantas con agua caliente que extrae los principios activos que contiene y que son los que guardan las propiedades:
– Colocar la parte de la planta que se vaya a utilizar en un cazo que resista la acción súbita del calor.
– Calentar el agua hasta que esté a punto de hervir.
– Verter el agua sobre el recipiente que contiene las plantas y taparlo para evitar que se volatilicen los principios activos. Se deja reposar entre cinco y diez minutos.
– Colarlo antes de consumirlo.
Preferentemente, se debe tomar sin endulzar. No obstante, en algunos casos, como en el de los niños o cuando el sabor no es muy agradable, conviene hacerlo. Entonces, lo más adecuado es la miel, ya que además de azúcares contiene minerales, vitaminas y otros componentes que le confieren más propiedades medicinales. También se puede utilizar azúcar moreno, melaza o sirope de Arce. Otra opción es añadir unas gotitas de zumo de limón o un trocito de su corteza.
Conservación de las infusiones. Lo más adecuado es prepararla justo antes de tomarla, pero si no, se puede preparar por la mañana la cantidad que se vaya a tomar a lo largo del día y si la temperatura ambiente es alta, guardarla en el frigorífico. Antes de consumirla, se puede calentar, pero sin que hierva. Hoy en día se comercializan muchos preparados para infusiones bien a granel, bien en bolsitas filtro.
Se pueden hacer con una sola planta o con una mezcla de varias para conseguir un mayor efecto, aunque una bien utilizada puede proporcionar más beneficios que varias mal combinadas.
Las infusiones posibles son casi infinitas. Enumeramos algunas de ellas de acuerdo con sus propiedades terapéuticas:
■  Afecciones respiratorias con tos y expectoración. Tomillo, Eucalipto, Llantén, Hisopo, Gordolobo, Saúco, Grindelia.
Digestiones pesadas y aerofagia. Manzanilla, Melisa, Anís, Genciana, Hinojo, Orégano, Tomillo, Angélica, Jengibre.
■  Estados de nerviosismo e insomnio. Tila, Azahar, Valeriana, Pasiflora, Espino blanco con miel de Azahar.
Problemas de hígado y vesícula biliar. Alcahofa, Boldo, Diente de león, Fumaria, Cardo mariano.
■  Problemas circulatorios. Castaño de Indias, Rusco, Hamamelis,Vid.
■  Hipertensión arterial. Espino blanco, Olivo, Ajo.

Colesterol. Alcachofa, Alpiste, Té, Ajo.
Para el aparato locomotor. Harpagofito, Sauce, Ulmaria, Cola de caballo.
Para la piel. Caléndula, Bardana, Pensamiento, Calaguala. Cola de caballo, Alfalfa, Aloe.
Trastornos de la menstruación. Salvia, Milenrama, Artemisa, Onagra.
Infecciones urinarias. Gayuba, Brezo, Arándano rojo.
Problemas de próstata. Sabal, Pígeum, Raíz de Ortiga verde, Semillas de Calabaza.
■  Desequilibrios de los niveles de glucosa. Salvia, Eucalipto, Judía, Travalera, Copalchi.
■  Cálculos de vías urinarias. Lepidio, Arenaria.
Retención de líquidos. Abedul, Cola de caballo, Vara de oro, Grama, Zarzaparrilla.
Estimulantes. Ginseng, Eleuterococo, Romero, Té.
Circulación sanguínea. Alfalfa, Tomillo, Bolsa de pastor, Eleuterococo, Ortiga verde.

Extraído de la revista Qualitas Vitae nº11 de Soria Natural

Autor: herbolarioelroble

Nos interesa la Salud Natural, la Educación de los Hijos, la Felicidad Colectiva, las Buenas Acciones que nos Conduzcan a ser Mejores Personas . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s