Herbolario el Roble

Ensuciamiento corporal, causa de la enfermedad

Deja un comentario

Según el doctor en medicina Jean Seignalet, la acumulación en el organismo de residuos alimenticios, bacterianos y metabólicos, conforma un estadio que denomina “Ensuciamiento” y que explica la generación y cura de las principales enfermedades modernas

Si excluimos las infecciones bacterianas, virales y parasitarias, hoy en día, el mecanismo de desarrollo de la mayor parte de las enfermedades es desconocido o mal conocido. Podemos citar el asma, las alergias, las enfermedades autoinmunes, etc. Nuestra ignorancia sobre los procesos de degeneración de estas diversas afecciones tiene repercusiones negativas. No sabemos prevenirlas y, cuando aparecen, nuestros tratamientos son muchas veces ineficaces. Lo ideal sería tratar las causas, en vez de únicamente las consecuencias. Hemos desarrollado una teoría que puede considerarse como una explicación plausible sobre la patogenia de numerosas afecciones.

Los argumentos detallados se pueden resumir de la forma siguiente:

1º) Casi todas las enfermedades son multifactoriales. Su génesis necesita la conjunción de factores genéticos y del entorno. No se pueden cambiar los primeros, pero se pueden modificar los segundos.

2º) Los dos elementos importantes son el intestino delgado y la alimentación moderna.

Los factores exteriores, para “actuar” de manera peligrosa, deben penetrar en el organismo. Pero no pueden atravesar, ni la piel, ni las mucosas demasiado gruesas e impermeables. Sin embargo, dos mucosas son muy débiles, porque son grandes y muy finas: los alvéolos pulmonares y el intestino delgado. Los alvéolos pulmonares son la vía de acceso para el humo del tabaco y el resto de contaminantes aéreos. Pero el intestino delgado es la vía de entrada más importante, por el hecho de que contiene factores medioambientales, sobre todo alimentos pendientes de la digestión y bacterias. Cuando la alimentación es fisiológica, las enzimas digestivas y las mucinas producidas por las mucosas intestinales, están adaptadas a las moléculas ingeridas. Estas últimas no atacan la pared del intestino delgado y son separadas en fragmentos peptídicos muy pequeños. La mucosa se encuentra en un buen estado y deja pasar únicamente estas pequeñas moléculas. Además, la flora bacteriana se encuentra igualmente normal. Cuando la alimentación no es adecuada, lo que suele ocurrir frecuentemente hoy en día, las enzimas y las mucinas no están adaptadas a las moléculas que se encuentran en el organismo.

Esto produce:

  •   Digestión insuficiente de algunos elementos.
  •   Evolución hacia una flora de putrefacción, con aparición de bacterias.
  •  Agresión contra la mucosa del intestino delgado, que puede convertirse en demasiado permeable. A través de una mucosa porosa, pasan macromoléculas alimenticias y bacterianas que van a ser responsables, en nuestra opinión, de tres grandes categorías de patologías: 1º) Enfermedades autoinmunes: poliartritis reumatoide, espondilitis anquilosante, reumatismos inflamatorios, etc. 2º Enfermedades de “intoxicación”: fibromialgia primitiva, psicosis maniacodepresiva, enfermedad de Alzheimer, etc. 3º) Patología de eliminación:colitis, enfermedad de Crohn. acné, eccema, etc. Un cambio nutricional será el mejor medio para prevenir y curar el desorden expuesto. Ya sea frente a patologías autoinmunes, de ensuciamiento o de eliminación, un régimen alimentario y unos complementos nutricionales bien elegidos, mejorarán de manera muy importante la situación, modificando varios parámetros:

1. Restauración de una flora bacteriana fisiológica.

2. Consumo de alimentos compatibles con las enzimas y las mucínas del intestino delgado, lo que genera una reducción importante de las moléculas alimentarias “peligrosas”.

3. Reparación de los enterocitos (tisis o disyunción), con recuperación de la hermeticidad normal de la mucosa intestinal, lo que basta para impedir el paso de casi todas las moléculas dañinas.

Por todo ello, el flujo de sustancias tóxicas que vienen del intestino se agota. Es importante comprender que también los desechos, crónicamente acumulados en tejidos y células, pueden ser movilizados y expulsados fuera del organismo. Existe entonces una eliminación integral, más o menos rápida, pero siempre progresiva. Al final, es el balance entre los aportes y las salidas de desechos, el que determina la evolución de la enfermedad y se pueden adelantar las proposiciones siguientes:

  • cuando los aportes superan las salidas, más o menos tarde podemos esperar una enfermedad;
  •  cuando las salidas superan los aportes, el retorno a la normalidad es factible;
  •  la eliminación parcial de los desechos se traduce en una mejora;
  •  la eliminación total de los desechos se traduce en una remisión completa.

¿Qué régimen alimenticio elegir para la prevención o la curación de tantas enfermedades? Importantes argumentos nos hacen pensar que las enzimas y las mucinas humanas están adaptadas a la alimentación prehistórica, practicada durante 5 millones de años, lo que ha permitido una selección eficaz de las poblaciones, según la ley de Darwin. Sobre todo, porque esta alimentación era natural, similar a la de los animales salvajes. Por lo tanto, hay que excluir de nuestra alimentación todos los productos que no han consumido hombres prehistóricos.

■ Jean Seignalet

Vicepresidente de la Asociación Francesa de Medicina Ortomolecular.

Publicado en Medicinas Complementarias, N° 59

Autor: herbolarioelroble

Nos interesa la Salud Natural, la Educación de los Hijos, la Felicidad Colectiva, las Buenas Acciones que nos Conduzcan a ser Mejores Personas . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s