Herbolario el Roble


Deja un comentario

Prebióticos y Probióticos

Un intestino sano es equivalente a una buena salud, ya que los reflejos intestinales sirven para mejorar todo el organismo, desde los huesos a los órganos, desde los músculos a los líquidos del cuerpo.

Es tan importante que se dice que no hay enfermos con el intestino sano.


Se define como alimentos funcionales aquellos que producen efectos beneficiosos a la salud superiores a los de los alimentos tradicionales. Dentro de la gama de alimentos funcionales están los prebióticos, los probióticos y los simbióticos. Los prebióticos son ingredientes no digeribles de la dieta que estimulan el crecimiento o la actividad de uno o más tipos de bacterias en el colon. Los probióticos son microorganismos vivos que al ser agregados como suplemento en la dieta, favorecen el desarrollo de la flora microbiana en el intestino. Los simbióticos combinan en sus formulaciones la unión de prebióticos y probióticos, lo que permite aprovechar más los beneficios de esa unión.

El efecto positivo de un alimento funcional puede ser tanto en el mantenimiento del estado de salud como en la reducción del riesgo de padecer una enfermedad. Cualquier definición de alimento funcional debe converger hacia aquel alimento que tenga un impacto positivo en la salud del individuo ya sea previniendo o curando alguna enfermedad, además del valor nutritivo que contiene.

El desequilibrio de la flora intestinal viene producido por varios factores entre los que se destacan:

• Insuficiente fibra dietética
La terapia oral con antibióticos
• la alimentación con fórmula infantil
• La ingestión de toxinas ambientales

Sigue leyendo

Anuncios