Herbolario el Roble


Deja un comentario

El falso sexismo en los relatos infantiles (2/2)

“La realidad es que los niños y las niñas necesitan captar lo femenino y lo masculino, primero en lo biológico y luego en lo cultural. Sólo cuando esa base está consolidada, pueden aspirar a comprender otros modelos. Pretender que un niño de corta edad “entienda” que los hombres son receptivos y maternales y las mujeres activas y agresivas es como intentar enseñarle ecuaciones diferenciales antes de aprender a sumar y restar”

“El machismo es un rasgo, no hay que olvidar, promovido y fomentado a partes iguales por hombres y mujeres. El machismo no tiene nada que ver con masculino, puesto que las mujeres han sido profundamente machistas a lo largo de la Historia, y son las que han educado a sus hijos e hijas con valores machistas desde la cuna”
Gunther Embe

Los cuentos infantiles están siendo cuestionados y diseccionados como nunca antes bajo la lupa de todo tipo de psicólogos y profesionales que analizan los mensajes que transmiten a la infancia.

En el 2010 el Ministerio de Igualdad y el Instituto de la Mujer en España declararon la ‘guerra’ a Walt Disney al considear que sus cuentos clásicos  son ‘sexistas’ y están llenos de estereotipos y de códigos de conducta erróneos sobre las mujeres.

“Casi todas las historias colocan a las mujeres y a las niñas en una situación pasiva en la que el protagonista, generalmente masculino, tiene que realizar diversas actividades para salvarla”

Y como alternativa propusieron la campaña ‘Educando en Igualdad’ para fomentar la igualdad entre niños y niñas y prevenir la violencia de género.

El debate no se hizo esperar y salieron muchas voces a favor y otras en contra.

El autor Gunther Embe es de los segundos y, aunque denunció la violencia excesiva de estos relatos, los defiende de la acusación de sexismo. En este artículo nos explica el simbolismo de los cuentos y la importancia de los arquetipos masculinos y femeninos:

EL FALSO SEXISMO EN LOS RELATOS INFANTILES

Actualmente el tema del sexismo se considera fundamental en la educación infantil. Se editan relatos infantiles pretendidamente “no sexistas”, en los que hombres y mujeres, niñas y niños, intercambian sus roles tradicionales.

Se argumenta que al menos una parte de esta tendencia constituye un intento de prevenir la violencia de género entre adultos. Sin embargo, esta es una forma que sólo roza los aspectos más superficiales de un tema que es mucho más complejo.

El énfasis por igualar los derechos de las mujeres a los de los hombres es encomiable pero ha ido demasiado lejos, hasta pretender anular las naturales diferencias biológicas y arquetípicas entre lo masculino y lo femenino.

Tal y como he expuesto en el artículo sobre la violencia en los cuentos infantiles, los adultos cometen el error de aplicar una cultura y unas comprensiones propias de adultos a niños de corta edad, ignorando por completo las verdaderas necesidades de éstos.

La realidad es que los niños y las niñas necesitan captar lo femenino y lo masculino, primero en lo biológico y luego en lo cultural. Sólo cuando esa base está consolidada, pueden aspirar a comprender otros modelos. Pretender que un niño de corta edad “entienda” que los hombres son receptivos y maternales y las mujeres activas y agresivas es como intentar enseñarle ecuaciones diferenciales antes de aprender a sumar y restar.

Por suerte, es difícil engañar a un niño en esa área. Todos los niños y niñas del mundo perciben a su madre como cuidadora, receptiva, nutridora, ¡y no piensan que eso es ser una estúpida! Igualmente captan a su padre como más activo, más orientado al mundo exterior, más agresivo ¡y tampoco creen que eso es ser machista!

Cuando en un cuento aparece una mujer arreglando la casa, cocinando o cosiendo, y un hombre cortando leña, cazando o defendiendo un castillo, eso no es sexismo, es presentar un mundo muy sencillo , muy arquetípico, que pueda ser comprendido por la mente primigenia infantil.

El machismo hunde sus orígenes en la noche de los tiempos. Todas las civilizaciones han sido profundamente machistas, un rasgo tanto más acusado cuanto más primitiva es esa civilización. Un rasgo, no hay que olvidar, promovido y fomentado a partes iguales por hombres y mujeres. El machismo no tiene nada que ver con masculino, puesto que las mujeres han sido profundamente machistas a lo largo de la Historia, y son las que han educado a sus hijos e hijas con valores machistas desde la cuna.

Quizás deberíamos mirar hacia el maltrato infantil para explicar una violencia que se etiqueta de sexista porque se da mayormente en el ámbito de la pareja. Sucede que la pareja es usada para descargar los traumas infantiles, y en hombres particularmente dañados por sus progenitores esta descarga puede dañar seriamente a la mujer con la que convive. Pero esto no depende de los cuentos “sexistas” que le hayan explicado de niño, sino del terror en el que fue educado.

Así pues, es mucho más importante vigilar la violencia que los roles de género en los relatos infantiles. Resulta chocante ver a algunos papás y mamás escandalizarse porque el protagonista de la historia maneja una espada y la princesa cuida la granja, para seguir leyendo con voz melodiosa cómo el cazador arranca el corazón de un ciervo, lo pone en una caja y lo presenta a una reina cruel cuya principal aspiración es asesinar a una niña que vive en una casa perdida en el bosque. ¡Muy educativo!

Dejemos que nuestros niños capten en sus mentes lo que han aprendido en sus cuerpos, a lo largo de su desarrollo. Durante los primeros años de sus vidas, presentarles un mundo sencillo, arquetípico, adaptado a su sensibilidad y a sus necesidades, sólo puede reportarles grandes beneficios.

Gunther Emde

Anuncios


Deja un comentario

Pedagooogía 3000

Hay muchos profesionales de la educación, psicólogos y padres que tienen un referente distinto en cuanto a cómo debería ser contemplada la enseñanza en estos momentos.

Las reformas educativas realizadas son insuficientes para la exigencia de los nuevos tiempos, en esencia, no modifican “el estilo ni los contenidos” de las materias a estudiar ni tampoco preparan a nuestros hijos a conocerse ni aprender por ellos mismos. No contemplan las nuevas aptitudes y capacidades de nuestros hijos que cada vez,  a más temprana edad, se manifiestan con mayor claridad. Son más maduros, empáticos, intuitivos, creativos y menos adaptativos a las normas rígidas que les impidan expresar su naturalidad. Esto último tradicionalmente es considerado como trastorno o patología, falta de adaptación y memeces por el estilo. Lo peor es que esos “dictámenes” etiquetan a nuestros hijos… los profesores los ven y tratan bajo ese prisma y en consecuencia el único perjudicado es nuestro hijo que queda “estigmatizado” sintiendo que nadie lo entiende, ni reconocen sus necesidades, “falta de adaptación” concluyen.

Además todos son tratados bajo los mismos patrones, y cualquier educador consciente sabrá que hay tantos niños como actitudes predominantes en ellos. Por tanto cada tipo requerirá unas necesidades distintas que potencien su pleno desarrollo.

Se hace evidente la necesidad de una educación integral que contemple a nuestros hijos como seres individuales, con una gran necesidad de amor y medios donde puedan expresar todas sus potencialidades.

Salvo honrosas excepciones, los centros educativos y la mayor parte del profesorado, no están adaptados a esos cambios que este momento exige y que los niños nos piden a voces. Sin embargo no es debido a la falta de  iniciativas maravillosas que dan un giro de 180º a los tradicionales métodos de enseñanza, tal vez sea consecuencia de una clara inadaptación (propia o ajena), de esos centros y profesorado que han de romper las viejas pautas y reconocer el cambio a nuevos conceptos más apropiados, donde sea el amor hacia los niños y hacia la profesión sus pilares elementales.

Una de estas iniciativas viene expresada en el proyecto Pedagooogía 3000, encabezado por Noemí Paymal.  Junto con un equipo multidisciplinario, empezó a investigar el tema de los niños y jóvenes llamados del Tercer Milenio a partir de 2001. Es actualmente Directora del Instituto Pedagooogía 3000. Es directora de varias revistas electrónicas y productora de tres programas de televisión, sobre el tema de la educación y del desarrollo personal. Impartió más de 620 conferencias y talleres en Argentina, Colombia, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, India, España, México, Perú y Venezuela.

Tiene un libro llamado Pedagooogía 3000 que es el referente de este proyecto. En su página web pedagooogia3000 encontraréis ese libro para su descarga gratuita y mucho material formativo y didáctico que puede ser empleado y puesto en práctica tanto por los educadores como por los padres.

Esperamos que estos proyectos y otras similares, tengan reflejo rápidamente en nuestro sistema de enseñanza. Por el bien de nuestros hijos y del mundo en el que vivirán.