Herbolario el Roble


Deja un comentario

El Estudio de China – T. Colin Campbell y Thomas M. Campbell II

Imagen

“La evidencia científica es clara, los resultados son inequívocos. Cambia tu dieta y reducirás el riesgo de padecer cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad”

Desde donde lo queramos ver, la salud de Norteamérica y de los países occidentales está empeorando. Cada vez gastamos más dinero en asistencia sanitaria y, sin embargo, dos tercios de la población tienen sobrepeso y 15 millones de norteamericanos padecen diabetes. Las enfermedades cardiovasculares tienen la misma incidencia que hace treinta años y la guerra contra el cáncer, lanzada en la década de los años setenta, ha sido un fracaso estrepitoso. Casi la mitad de norteamericanos tienen el colesterol demasiado elevado.

Los jóvenes se enferman más que antes y un tercio de nuestros niños tienen sobrepeso o está en camino de tenerlo . Además, un tipo de diabetes que antes no afectaba a los adultos, está incidiendo cada vez más en los niños.

El Estudio de China presenta un mensaje esperanzador claro y conciso. Al mismo tiempo, desvela muchos mitos y mucha desinformación. Si quieres estar sano, cambia de dieta.

Este libro está disponible en nuestra tienda

Fuente: Editorial Sirio


Deja un comentario

Semillas de Chia, Propiedades y beneficios. ~ SOYCOCREADOR


La Chía (Salvia hispánica L.) es una planta de la familia de las labiatae (Lamiaceae). Es una herbácea anual, que puede alcanzar hasta dos metros de altura. Las hojas miden de 4 a 8 cm. de largo y de 3 a 5 cm. de ancho. Las flores son hermafroditas, de color violeta. Florece entre julio y agosto y se cultiva, sobre todo, en México, Guatemala y Bolivia. La planta de Chía requiere un clima tropical o sub-tropical. Al cabo del verano, las flores dan lugar a un fruto en forma de “aqueno indehiscente”.
La semilla es rica en mucílago, fécula y aceite; tiene unos 2 mm. de largo por 1,5 mm. de ancho. Es ovalada y lustrosa, de color pardogrisáceo a marrón oscuro.
Historia
En la época precolombina, la Chía era uno de los cuatro alimentos básicos de las civilizaciones de América Central (Aztecas y Mayas), junto con el maíz, el amaranto y los porotos. Sus semillas se utilizaron para elaborar medicinas y eran la base de su alimentación y también de la de sus animales.
Los Mayas hacían ofrendas de estas semillas a los dioses, en agradecimiento por las cosechas. El uso y el cultivo de la Chía en el valle de Méjico, se remonta a unos 3.500 años a.C. En dialecto “nahuatl”, la palabra “chiactic” significa aceitoso o grasoso y el nombre Chiapas, actual estado al sur de Méjico, significa “agua de Chía”.
Los Aztecas usaban la Chía en distintos preparados nutricionales y medicinales, así como también en la elaboración de ungüentos cosméticos. Era fuente de energía para travesías prolongadas y alimento para los guerreros, por eso es conocida como el alimento de las caminatas. Una comida típica “tzoalli” la preparaban con semillas de amaranto y Chía tostadas, miel de maguey y harina de maíz.
La harina de Chía tostada se utilizaba en la preparación de una popular bebida refrescante y nutritiva, costumbre que, con variantes, persiste hoy en Centroamérica y se denomina “Agua Fresca de Chía”. Su composición es agua, limón, azúcar y Chía.
Los ceramistas y pintores utilizaban el aceite de Chía para la preparación de barnices y pinturas, que se destacaban por su brillo y resistencia al envejecimiento. La harina de Chía podía ser almacenada mucho tiempo debido a los antioxidantes que posee, podía transportarse fácilmente en viajes largos y se utilizaba como moneda de pago para tributos y transacciones.
La conquista reprimió a los nativos, eliminó sus tradiciones y destruyó la mayoría de la producción agrícola intensiva, así como el sistema de comercialización existente. Muchos cultivos que mantuvieron una posición importante en las dietas de la América precolombina fueron eliminados por su estrecha asociación con la religión y tal vez por su incapacidad de adaptarse a las condiciones climáticas europeas, siendo reemplazados por otras especies foráneas de gran demanda.
La ciencia moderna ha llegado a la conclusión de que las dietas precolombinas eran superiores a las que actualmente se consumen en la misma región, y la Chía, que sobrevivió sólo en pequeñas parcelas en áreas montañosas escarpadas del sur de México, Guatemala y Nicaragua, vuelve, quinientos años más tarde, a recobrar su papel protagonista en la nutrición humana.
Una semilla con un gran interés nutricional
La ciencia actual explica por qué las antiguas civilizaciones consideraban a la Chía un componente básico de su dieta. La composición química de la Chía y su valor nutricional, le confiere un gran potencial para la alimentación. Estas semillas ofrecen ahora al mundo una nueva oportunidad para mejorar la nutrición humana, siendo una fuente natural de ácidos grasos Omega-3, antioxidantes, proteínas, vitaminas, minerales y fibra dietética.
Ventajas de las Semillas de Chía

      • La Chía es la mayor fuente vegetal de ácidos grasos Omega-3.
      • Contienen antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra.
      • Aportan proteínas muy importantes para personas vegetarianas.
      • La semilla de Chía no contiene gluten.
      • Se pueden consumir solas o incorporadas a otros alimentos.
      • Es un producto de origen vegetal.
      • No tienen sabor ni olor.
      • Aporta energía a quien las consume.
      • Ayudan a controlar los niveles de colesterol y la tensión arterial.
      • Facilitan la digestión, mejoran el transito intestinal y tienen efecto saciante.
      • Ayudan a controlar el apetito.
      • Colaboran en el mantenimiento de una buena salud cardiovascular.
      • Ayudan a mejorar la salud del sistema nervioso e inmunológico.
      • Favorecen el desarrollo muscular y la regeneración de tejidos.
      • Mejoran la actividad cerebral y ayudan en problemas emocionales.
      • Ayudan a controlar los niveles de azúcar. Aporta beneficios para diabéticos.
      • Tienen un bajo contenido en sodio.
      • Pueden consumirlas personas de todas las edades.
Las semillas de Chía: un alimento completo
Las investigaciones recientes confirman las propiedades saludables de las semillas de Chía. Destacan por su alto contenido en aceites saludables, pero es también una fuente de otros nutrientes de gran importancia para la salud como antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra. Podemos decir que las semillas de esta planta son un superalimento, es decir, un alimento completo. Por eso, hoy en día, estas semillas son consumidas como complemento alimenticio en todo el mundo.
      • 700% más Omega-3 que el salmón del atlántico
      • 100% más fibra que cualquier cereal en hojas
      • 800% más fósforo que la leche completa
      • 500% más calcio asimilable que la leche
      • 1400% más magnesio que el brócoli
      • 100% más potasio que los plátanos
      • 200% más hierro que la espinaca
      • 300% más selenio que el lino
      • Tiene un efecto saciante
      • Posee más antioxidantes que los arándanos
      • Aporta todos los aminoácidos esenciales
      • Es el vegetal con más alto contenido en Omega-3
Fuente de Ácidos Grasos Esenciales
Las semillas de Chía representan la fuente vegetal con más alta concentración de Omega 3. Poseen un 33% de aceite, del cual el ácido alfa-linolénico (omega 3) representa el 62% y el linoleico (omega 6) el 20%. La Chía es el cultivo con mayor porcentaje de ácidos grasos esenciales (AGE) al tener el 82% de sus lípidos con dicha característica.
Se denominan ácidos grasos esenciales (AGE) a un grupo de ácidos grasos que el organismo no puede fabricar y que tienen que ser ingeridos a través de los alimentos o de los complementos. Se diferencian de los no esenciales (ácidos grasos saturados y monoinsaturados) en que estos últimos se pueden obtener a partir de otros nutrientes.
Los ácidos grasos esenciales (AGE) tienen funciones muy importantes en el organismo: ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, a normalizar la tensión arterial elevada, a mantener la flexibilidad de las membranas celulares, reducen el nivel de colesterol, protegen el corazón, mejoran la salud del sistema nervioso e inmunológico, etc.
Fuente de Antioxidantes
Además de ácidos grasos esenciales, las semillas de Chía poseen una importante cantidad de antioxidantes, especialmente, flavonoides. Su riqueza en antioxidantes permite que el aceite y la harina de Chía se conserven durante largos períodos de tiempo sin enranciarse, por lo que los Mayas almacenaban estos productos sin ningún tipo de conservante. Los antioxidantes más importantes que podemos encontrar en estas semillas son: el ácido clorogénico, el ácido cafeíco, la miricetina, el kaempferol, la quercitina, el betacaroteno (vitamina E) y el tocoferol (vitamina E).
Los antioxidantes aportan múltiples beneficios al organismo; su función principal es eliminar los radicales libres que se producen como resultado de la oxidación celular. Un número limitado y controlado de estos elementos resulta beneficioso para el organismo, por el papel que desempeñan en el organismo dentro del sistema inmunológico, dado que son capaces de eliminar microorganismos patógenos. Cuando el número de radicales libres aumenta y se inestabiliza produce resultados negativos. Así, por ejemplo, se ha visto la relación que existe entre estas moléculas y ciertas enfermedades de carácter degenerativo, como alteraciones del aparato circulatorio, del sistema nervioso y otras enfermedades graves o el envejecimiento precoz. Estos resultados negativos se producen porque los radicales libres alteran el ADN de las células, impidiendo la renovación celular o alterando su normal funcionamiento.
Fuente de Proteínas y Aminoácidos
Los aminoácidos son pequeñas moléculas cuya unión forma a las proteínas, por lo tanto, podemos decir que las proteínas están compuestas por cadenas de aminoácidos. En el ser humano algunos aminoácidos son sintetizados por el propio organismo mientras que otros deben ser ingeridos a través de los alimentos. A los aminoácidos que pueden ser sintetizados por el propio organismo se les llama aminoácidos no esenciales, mientras que aquellos que deben obtenerse de fuentes externas se los denomina aminoácidos esenciales. La Chía no contiene gluten.
Por su alto contenido en proteínas, la semilla de Chía ayuda a construir y regenerar músculos y tejidos. Ideal para deportistas y etapas de crecimiento.
Fuente de Vitaminas del grupo B y Minerales
La semilla de Chía es una buena fuente de vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B6 y B8), vitamina E y vitamina A. Además contiene calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc, selenio, boro y cobre. Otra ventaja es el muy bajo contenido en sodio que tiene esta semilla.
Fuente de Fibra
La semilla de Chía es una fantástica fuente de fibra dietética soluble e insoluble. Contiene aproximadamente 30 gramos de fibra por cada 100 gramos.
La fibra soluble es soluble en agua; cuando se mezcla con agua forma una sustancia parecida a un gel. La fibra soluble tiene muchos beneficios, entre ellos, regula el nivel de azúcar en sangre y ayuda a reducir el colesterol.
La fibra insoluble no absorbe agua ni se disuelve en agua. Pasa a través del sistema digestivo y ofrece muchos beneficios a la salud intestinal, favoreciendo la regulación del tránsito intestinal y el desarrollo de bacterias beneficiosas.
Las dietas ricas en fibra pueden ayudar a controlar la obesidad, ya que aportan menos calorías en el mismo volumen del alimento; además, este tipo de dietas facilitan la ingestión de menor cantidad de alimentos debido a que prolongan el tiempo de masticación y por su volumen, ayudan a producir más rápidamente la sensación de saciedad; también, las dietas ricas en fibra atrapan parte de los azúcares y las grasas ingeridas, ralentizando su absorción, lo que disminuye el aporte final de energía.

Cómo consumirlas
Para consumir las semillas de Chía, se colocan entre dos y cuatro cucharadas de semillas en un vaso con agua, zumo u otra bebida. Se remueven con una cucharilla para que entren en contacto con el líquido y se dejan entre 15 y 30 minutos. Debido a la fibra soluble que contiene la semilla y debido también a su capacidad de absorción de líquido, se formará un gel que se tomará junto con las semillas transcurrido el tiempo de espera. Al mezclarlas con agua, y dejarlas entre 15 o 30 minutos, el vaso parecerá que no contiene semillas con agua, sino una gelatina casi sólida. Esta reacción que genera el gel se debe a la fibra soluble presente en la Chía.
La semilla de Chía también se puede consumir con leche, leches vegetales, yogurt, ensaladas, frutas, salsas, sopas, cremas, verduras, etc. También se puede incorporar, tanto entera como molida, a panes, galletas, barritas energéticas o repostería. No tienen sabor ni olor. Para aprovechar al máximo sus nutrientes es mejor consumirla molida. Se puede tomar a cualquier hora del día, mejor antes de las comidas. Se recomienda un consumo entre 10 y 25 gramos de semillas de Chía al día.
Como hemos dicho antes, una de las bebidas que formaban parte de la cultura Azteca y que todavía perdura hoy y se prepara en Centroamérica es el “Agua Fresca de Chía”. Para prepararla, necesitamos una taza de semillas de Chía, 100 ml. de zumo de limón, una taza de azúcar y 2.5 litros de agua.
Procedimiento: se dejan remojar las semillas de Chía en medio litro de agua durante dos o tres horas. En el resto del agua se añade el zumo de limón y el azúcar. Luego se agrega la Chía remojada, se enfría y está lista para tomar. Una variante, consiste en tostar durante dos minutos en la sartén las semillas y molerlas antes de añadirlas al agua.
Antes de servir, se deben mover las semillas con una cuchara de madera para que se repartan por toda el agua. Resulta una bebida refrescante y digestiva.

Semillas de Chia, Propiedades y beneficios. ~ SOYCOCREADOR.


Deja un comentario

Los Niños y los Complementos Alimenticios

¿Necesitan los niños suplementos para mantener o  mejorar su salud?

Antes de comenzar a describir las principales ayudas para el mantenimiento y la mejora de la salud de los niños/adolescentes cabe preguntarse si es necesario suplementar su nutrición diaria con productos preparados o si la alimentación actual que realizan es suficiente para un desarrollo óptimo de tejidos y funciones psicológicas y emocionales y evitar la producción de infecciones.
Los hábitos alimentarios han sido siempre un referente sociocultural de los distintos pueblos, pero la evidencia científica generada durante los últimos años relacionando la dieta y el estado de salud han sido determinantes para que tos hábitos de una población se consideren en la actualidad un indicador tanto social como sanitario.
Los estados mórbidos se pueden producir por un déficit del consumo de nutrientes, de algunos en particular o de todos en general, o por el consumo en exceso, en particular de calorías.

Sigue leyendo


Deja un comentario

“La ciudadanía no es consciente de las carencias de la alimentación convencional”: entrevista a la experta Dolores Raigón y su libro pdf

“Según la OMS, el 80% de las enfermedades “de la civilización” tienen que ver con la dieta contaminada (…) Es curioso destacar cómo se ha producido un cambio en la alimentación, que históricamente cumplía con la misión de curarnos de ciertas enfermedades. “…QUE MI ALIMENTO SEA MI MEDICINA”, proclamaba Hipócrates. Lo que ocurre actualmente es todo lo contrario. Se están generando medicamentos para curarnos del efecto que muchos alimentos tienen sobre nuestra salud”

“Hemos podido concluir que los alimentos ecológicos presentan mayor concentración en proteínas, mayor contenido vitamínico, mayor contenido mineral y mayor nivel de sustancias antioxidantes”

“Cada vez más, me encuentro con GRUPOS DE CONSUMIDORES CONCIENCIADOS en cuanto a la alimentación respetuosa, lo que incluye que la producción sea lo menos impactante, que respete el bienestar animal y que los circuitos de distribución sean cortos. Curiosamente, estos grupos son personas JÓVENES, no pertenecientes a una clase social alta y eso es un elemento indicativo sobre el cambio experimentado, ya que hace unos años el consumo ecológico implicaba un producto caro y de escasa distribución”
Dolores Raigón

La constatación de la importancia de la alimentación sobre la salud y la superioridad nutricional de los alimentos ecológicos está cada vez más asumido socialmente y más constatado científicamente, aunque estemos aun lejos de llevarlo a la práctica y más en un país como España, uno de los principales productores de agricultura ecológica pero para exportarla.

Para concienciar a la población y, sobre todo, a la autoridades para que dediquen más esfuerzos a potenciar y acercar lo ecológico a todos, son importantes las declaraciones de investigadores de primer nivel.

Y Dolores Raigón es una eminencia en el tema de la producción ecológica y calidad de alimentos sobre el que lleva más de 15 años investigando. Ingeniera Agrónoma de la Universidad de Valencia y Catedrática de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natura, es también autora del libro “Alimentos ecológicos, calidad y salud“, disponible en pdf.

Además es una mujer que habla muy claro y podemos leer sus conclusiones en esta entrevista y en esta otra que adjuntamos a continuación realizada por Pedro Burruezo y publicada en el Diario de Biocultura Valencia 2011. En ella Dolores Raigón explica que los alimentos ecológicos tienen más nutrientes que los convencionales, y denuncia la pasividad oficial y el doble juego de la medicina y las empresas.

Si Hipócrates viese cómo nos alimentamos y con qué nos curamos en el siglo XXI hablaría de involución…

 

En los últimos tiempos, Dolores Raigón trabaja intensamente en el estudio de la relación que existe entre la tecnología de cultivo (agricultura orgánica frente a la convencional) y la concentración de determinados principios nutritivos de los productos hortofrutícolas.

Es autora de numerosos artículos científicos, técnicos y divulgativos. Ha publicado recientemente un libro titulado: “Alimentos Ecológicos, Calidad”. Leyendo sus trabajos o escuchando sus ponencias es muy sencillo darse cuenta de por qué es necesaria la alimentación ecológica en detrimento de la convencional.

¿Se puede decir que la agricultura ecológica es más sana que la convencional?
Cuando hablamos de agricultura ecológica, tenemos que referirnos a sus principales objetivos, entre los que destaco:

  1. Trabajar con los ecosistemas de forma integrada
  2. Mantener y mejorar la fertilidad de los suelos
  3. Producir alimentos libres de residuos químicos
  4. Utilizar el mayor número de recursos renovables y locales
  5. Mantener la diversidad genética del sistema y de su entorno
  6. Evitar la contaminación resultante de las técnicas agrarias
  7. Permitir que los agricultores realicen su trabajo de forma saludable

Evidentemente estos son objetivos de una agricultura limpia y sana y sostenible para el entorno.

MÁS NUTRIENTES

¿Se puede ya decir también que los alimentos ecológicos tienen más nutrientes que los convencionales?
Afortunadamente, la conciencia ecológica está presente en las líneas de trabajo de los investigadores, y en este sentido se producen de vez en cuando aportaciones donde se pone de manifiesto el mayor valor nutricional de los alimentos ecológicos. Concretamente en nuestros trabajos, hemos podido concluir que los alimentos ecológicos presentan mayor concentración en proteínas (tanto en alimentos de origen animal como vegetal), mayor contenido vitamínico (en frutas y verduras), mayor contenido mineral (en frutas, verduras, y alimentos en grano, como leguminosas y cereales) y mayor nivel de sustancias antioxidantes (en frutas, verduras, y en aceite de oliva).

¿Cuándo se podrá demostrar científicamente que los alimentos “bio” son también más vitales?
En muchos trabajos ya se pone de manifiesto que los alimentos ecológicos contienen  concentración en materia seca, que influye tanto en la mayor concentración nutricional, como en las mejores aptitudes en postcosecha, y en este sentido estamos hablando de vitalidad del alimento. Pero para que pueda ser admitido científicamente tenemos que ir a un protocolo y a unos estudios comparativos en igualdad de condiciones, donde se pueda demostrar.

ENFERMEDADES Y DIETA

Según la OMS, el 80% de las enfermedades “de la civilización” tienen que ver con la dieta contaminada…
Es una cifra alarmante, pero es la realidad. Es curioso destacar cómo se ha producido un cambio en la alimentación, que históricamente cumplía con la misión de curarnos de ciertas enfermedades. “…Que mi alimento sea mi medicina”, proclamaba Hipócrates… Lo que ocurre actualmente es todo lo contrario. Se están generando medicamentos para curarnos del efecto que muchos alimentos tienen sobre nuestra salud.

¿Crees que la población es consciente de este gravísimo problema?
La población no es consciente de las carencias de la alimentación convencional; sólo reflexiona ante los casos de alarmas alimenticias, y, desgraciadamente, con muy poca memoria histórica, pues olvidamos rápidamente. Lo más grave es que no sean conscientes nuestros gobernantes, ya que estas cuestiones tienen una repercusión inmediata en el gasto sanitario, con las repercusiones sociales y económicas que ello significa.

¿Por qué la clase científica y las empresas gastan tantos esfuerzos en encontrar terapias para enfermedades cuyas causas conocemos perfectamente y que podríamos evitar cambiando sistemas de producción?
Imagino que por los propios intereses de crecimiento empresarial. Pensemos por un instante lo que ocurre con la defensa del medio ambiente; resulta que se convierte en un importante negocio, justo para las empresas que más influyen en su degradación. Pues hagamos el paralelismo con las enfermedades…

L’HORTA… “BIO”

¿Cómo ves el lento reciclaje de la huerta valenciana tradicional a ecológica?
Pues como bien indicas en la pregunta, el reciclaje es lento, muy lento. La huerta valenciana valenciana ha estado totalmente inmersa en el proceso de presión urbanística, a lo que se ha sumado el problema de la estructura agraria, el minifundio, los problemas de comercialización, el envejecimiento de los agricultores y, en el momento actual, claman medidas de defensa para el aprovechamiento de este patrimonio cultural, social y medioambiental.

Una de las soluciones pasaría por el establecimiento de parques agrarios de producción ecológica que acercara alimento de calidad a los ciudadanos e incorporara jóvenes agricultores a la zona.

¿En qué nuevas líneas estás trabajando?
En estos momentos hemos abierto tres nuevas líneas de trabajo. En una de ellas se está estudiando la composición bromatológica de una colección vegetal de cacahuete autóctono de la Comunitat Valenciana. Estamos trabajando con metodologías autorizadas en ecológico para endulzar la aceituna de mesa y estamos optimizando los momentos de recolección de hortalizas de hoja, para minimizar la concentración de nitratos.

Además continuamos con los estudios de calidad de cítricos que llevamos en colaboración con La Unió de Llauradors y el IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias).

DIOXINAS EN LOS PIENSOS

¿Te ha sorprendido el escándalo de los piensos con dioxinas en Alemania?
Evidentemente me ha sorprendido como ciudadana, y son alarmas que nunca quieres que se produzcan y por lo tanto sorprenden. Ahora bien, conociendo las técnicas que se emplean en la producción intensiva o industrial de alimentos, lo raro es que no salten escándalos alimenticios con más frecuencia…

Apuntando a las palabras de una médica de Madrid, decía: “…Nos estamos poniendo enfermos de comer alimentos seguros”.

Pedro Burruezo

Vía entrevista: Diario de Biocultura Valencia 2011 (página 4)

libro ALIMENTOS ECOLÓGICOS, CALIDAD Y SALUD en pdf

Otra entrevista a Dolores Raigón


Deja un comentario

Hacia una salud integral y duradera

Montse Bradford es experta en nutrición Natural y Energética. Escritora y terapeuta de psicología Transpersonaly Vibracional. Imparte seminarios por toda Europa. Galardonada con el PREMIO VERDE 2008, por su trayectoria profesional a favor de la alimentación responsable y desarrollo sostenible.

¡¡Estamos en un momento crítico en que podemos observar que los hábitos y pautas de vida de nuestra sociedad no funcionan!!

¡Hemos modificado los valores de vida sólidos construidos durante miles de años, por otros totalmente superficiales y sin sentido común! Valoramos todo lo “exterior” e ignoramos todo lo“interior”: nuestras cualidades humanas, nuestras virtudes y calidad de corazón.

Como estamos en un mundo dualista, toda acción genera una reacción, y las reacciones que estamos recogiendo ahora son de desequilibrio a todos los niveles de nuestro ser. La mente ha superado al corazón y es un precio muy alto a pagar!

A nivel físico, en estos momentos todo el mundo esta preocupado por esta pandemia que se cierne a nivel global sobre nuestro Planeta. Esta gripe, que todavía no se sabe muy bien como se genero? De donde viene, como se dispersa, quien esta mas afectado, etc….

¡Siempre existen y existirán gérmenes, virus, bacterias, etc…es la vida! Pero si estamos fuertes y con energía, no estaremos afectados por la gripe o cualquier otra enfermedad! Hay que revitalizar a nuestro sistema inmunitario, que es realmente el conjunto de todos nuestros sistemas: circulatorio, respiratorio, digestivo, nervioso, óseo, reproductor, endocrino… y a todos nuestros cuerpos (físico, emocional, mental), ya que cualquier desequilibrio en uno de ellos, nos afectara a nivel global. Hay que buscar la salud integral.Todo el mundo esta ahora con miedo de esta gripe que ha llegado a todos los rincones de nuestro planeta. Tenemos miedo porque estamos débiles! A mi entender, la solución no es buscar un medicamento, sino que cambiar nuestros hábitos y fortalecernos:

1) Estar consciente de cómo nos debilitamos,

2) Crear una buena calidad de sangre,

3) Saber como mantenernos fuertes y con energía con nuestros hábitos del día a día.

¡¡SOMOS LOS CREADORES DE NUESTRA VIDA!!

Sigue leyendo